Posted on / in Pensiones

Llega la mochila maña

Transcribimos el artículo del El Mundo sobre Pensumo

ISABEL MUNERA (MADRID)    19/03/2017  MERCADOS    ECONOMÍA COLABORATIVA

¿Qué le parecería comprar en un comercio y recibir una pequeña aportación para su jubilación? O que por reciclar o conservar todos los puntos del carné obtuviera otro ingreso para su plan de ahorro personal.

En un momento en que la viabilidad del sistema público de pensiones ha sido puesta en entredicho, desde la Asociación Española de Fintech e Insurtech(Aefi) han pensado que ha llegado el momento de ir un paso más allá e innovar en pensiones. Y con este objetivo han presentado una petición de comparecencia ante la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo. Esta asociación, que nació en febrero de 2016, agrupa a más de un centenar de empresas con un alto componente de innovación, que pretenden dar respuesta a las necesidades del cliente a través del desarollo de nuevos modelos de negocio en la línea de la economía colaborativa y el abaratamiento de los costes. De esta filosofía nace su idea de proponer un nuevo sistema de gestión autosostenible que fortalezca a la Seguridad Social.

Pero, ¿en qué consiste esta innovadora iniciativa? «La idea es que todos los ciudadanos se hagan con un plan de ahorro individual, una especie de hucha personal en la que irán acumulando las microaportaciones que reciban por realizar compras o llevar a cabo actividades o comportamientos sostenibles», explica José Luis Orós, delegado por Aefi para innovación en pensiones y CEO de Pensumo, una compañía de servicios que apuesta por la economía colaborativa y el consumo compartido.

«Estas aportaciones se realizarían por parte de los comercios, las empresas o las instituciones que, de forma voluntaria, se integren en este sistema. Y la contraprestación que recibirían por su participación vendría en forma de un incremento de clientes –ventas– o por el valor que supondría aumentar su memoria de RSC (Responsabilidad Social Corporativa)», añade.

De este modo, cada ciudadano iría llenando su mochila con las microaportaciones que obtendría por sus consumos o comportamientos responsables. Este dinero iría a un plan de ahorro individual de poliza abierta. «Cada cinco años se podría recuperar lo acumulado más los intereses, y siempre se garantizaría el capital inicial. Si se sacara antes de cinco años, se penalizaría», precisa Orós.

Este sistema recuerda, salvando las distancias, a la conocida como mochila austrica. Pero aquí en lugar de ser el empresario, como ocurre en el país europeo, el que va aportando cada mes un porcentaje del salario bruto del empleado a ese fondo individual para que el trabajador cuente con unos ahorros en caso de ser despedido; son las compañías o las instituciones participantes en el programa las que hacen pequeñas aportaciones por consumos o acciones responsables. Y el fin último es que cada ciudadano pueda contar con una hucha para complementar su pensión.

Este producto de ahorro contaría con todas las características y garantías de un depósito convencional, pero con los mínimos gastos por la gestión online y automática a través de la plataforma digital. El sistema funciona ya de manera piloto en Zaragoza como un programa de fidelización comercial, pero todavía no cuenta con participación de ninguna Administración, aunque sus promotores confían en conseguirlo pronto.

Para ponerlo en marcha, la plataforma de pensión por consumo, Pensumo, lanzó una aplicación –disponible en Android, iOS y Windows Phone– que convierte el móvil en una hucha preparada para recoger las aportaciones económicas que el usuario recibe a través de compras o de comportamientos responsables o solidarios como el reciclaje, el ahorro de agua, la participación en carreras, el consumo cultural o el emprendimiento. Esta app es gratuita y para inscribirse no se pide ningún tipo de información bancaria. Ésta sólo se necesita cuando el usuario quiere rescatar el dinero.

Aunque se trata de un proyecto conocido en el mundo del emprendimiento y de la economía colaborativa, y tras la buena acogida que la iniciativa ha tenido en Zaragoza, desde la Aefi quieren proponerla al Pacto de Toledo para que se convierta en una realidad a nivel estatal. Pero son conscientes de que para que funcione como «un auténtico pilar del ahorro nacional, resulta imprescindible la participación del poder legislativo y, más tarde, de los ejecutivos».

Por eso, instan a las Cortes Generales a que propongan, «de manera pionera en el mundo, su estudio legislativo» para que se pueda incorporar como un programa de ahorro, ya que, concluyen, «las negras perspectivas (sobre el futuro de las pensiones) no se pueden corregir tan sólo vía gasto público o mediante pensiones privadas inaccesibles a las rentas bajas».

Tags: